Tratamientos Caseros

Antes de aplicar tratamientos caseros es necesario asegurarse del grado de la que madura del lesionado (véase grados de quemaduras) En muchas ocasiones estamos ante una lesión leve y tenemos remedios en casa que pueden ser útiles para aliviar las dolencias del quemado. Todas las quemaduras por leves que sean producen enrojecimiento, ardor y mucho dolor al tacto.

Para aliviar el dolor contamos con tratamientos caseros que casi siempre tenemos a la mano:

Miel de abejas

La miel es usada normalmente para desinfectar heridas, es muy buena para aliviar las molestias de las quemadura. Extrae los fluidos de área afectada y limpia la zona quemada de esta manera en un principio alivia y pronto curara por completo. Es muy fácil de usar se coloca la miel sobre un vendaje y se aplica directamente sobre la quemadura. Se cambiara la venda tres o cuatro veces al día así sanara más pronto y no dejara ningún tipo de rastro.




Vinagre

El vinagre es muy eficiente en el tratamiento de quemaduras pues tiene propiedades astringentes y antisépticas que previenen cualquier infección. Hay muchos tipos de vinagre y para este caso cualquiera que se tenga en casa servirá. Se hace una preparación de vinagre y agua limpia a partes iguales, se lava la herida con esta solución dos o tres veces al día. Este remedio relaja la piel y actúa como analgésico.

Por último se cubre la herida con una venda empapada en vinagre rebajado con agua. se cambia la venta dos o tres veces al día.

Zumo de Cebolla

las propiedades curativas del jugo de cebolla también tiene éxito a la hora de curar quemaduras de primer grado. La cebolla contiene quercetol y azufre que ayudan a aliviar el dolor. El zumo de cebolla aplicado directamente sobre la parte afectada reduce la formación de las molestas ampollas.

Se debe tener en cuenta que la cebolla pierde sus propiedades curativas unos minutos después de ser cortada por esta razón se aplicara el jugo de cebolla lo más fresco posible, aplicar este zumo varias veces al dia.

Sábila o Aloe Vera

Sus propiedades analgésicas y astringentes son muy útiles en el tratamiento de quemaduras. La sábila es fresca y al ser aplicada directamente sobre la lesión el paciente nota el alivio de forma inmediata.

Evita la formación de ampollas y es muy fácil de aplicar, se extrae los cristales de la sábila y se colocan directamente sobre la piel, este proceso se repetirá varias veces al dia.

Patata o papa cruda

La patata tiene propiedades calmantes y anti-irritantes. Se debe tener en cuenta que la papa tiene mayor efecto si se aplica recién se produce la quemadura. Simplemente se corta una rodaja de papa lo mas fina posible y se aplica directamente sobre la piel.

Entre más fina se corte la papa mas jugosa estará y es precisamente este jugo el que cura.

Leche

La leche es excelente para aliviar el dolor en caso de quemaduras. Dependiendo de la zona afectada se sumerge en leche o se hace uso de vendas empapadas en leche que se aplican directamente sobre la piel. Es necesario tener en cuenta que en cada aplicación se cambia la venda. También se puede lavar muy bien ya que la leche tiende a agriarse.

Existen muchos tratamientos caseros para aliviar los síntomas de las quemaduras pero es de vital importancia hacer énfasis en que solo podrán ser usados en casos de quemaduras de primer grado (véase grados de las quemaduras).

Cuando no se está seguro del grado de la quemadura lo mejor es buscar ayuda profesional de forma inmediata.