Primeros auxilios básicos

El 90% de las quemaduras son de primer grado y de segundo superficiales, por esto pueden aliviarse con primeros auxilios.

  1. Lo primero que se hace es retirar el factor causante de la quemadura.
  2. Después quitar la ropa, anillos o cualquier objeto que esté en contacto con la parte afectada.
  3. Cuando la piel no ha sufrido rupturas se deja que corra agua fría por la parte afectada por 20 minutos.
  4. El agua que se usa para enfriar la herida tendrá que ser agua fría no helada.
  5. Es preciso hacer énfasis en que no se debe aplicar hielo en estos caso.
  6. Después de enfriar la herida se lava la parte afectada con agua y un jabón suave.
  7. No es aconsejable el uso de mantequilla, crema de dientes o aceite de oliva.
  8. Generalmente este tipo de heridas forma ampollas por ningún motivo se romperán las ampollas.
  9. El liquido del interior de las ampollas protegen la herida de gérmenes y posibles infecciones.
  10. Lo mejor es tratar de mantener la herida cubierta con vendajes fríos.
  11. Es importante evitar que el vendaje de adhiera a la herida.

Primeros auxilios secundarios

Cuando estamos frente a una quemadura de primer grado (véase grados de quemaduras) no es necesario aplicar antibiótico. Se puede tratar con cualquier pomada que contenga oxido de zinc (véase cremas para quemaduras).

También puede ser de gran ayuda en estos casos el Aloe vera o cristales de sábila, que aplicados directamente sobre la zona afectada alivia en gran parte el dolor, reduce el enrojecimiento, la inflamación y previene infecciones.

Cuando se trata de una quemadura de segundo grado superficial (véase grados de quemaduras) se hace necesario usar un antibacteriano para evitar una posible infección puesto que ha sido destruida la barrera cutánea.

En estos casos son recomendables las cremas como povidona yodada, neomicina entre otras.

La crema elegida se puede usar combinada con aceite de rosa de mosqueta que ayuda a mantener la piel hidratada, además regenera y cicatriza.

Es aconsejable mantener la herida vendada, renovando los vendajes dos o tres veces al dia. Cada vez que se renueva el vendaje se lava la herida con agua tibia o suero y se vuelven a aplicar los ungüentos.

Al cabo de unos días de repetir con juicio esta operación se observa el estado de la herida y si no presenta riesgo de infección se pueden dejar de usar los vendajes. Si se presenta mucho dolor podremos suministrar al paciente ibuprofeno o acetaminofén

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *