Grados de quemaduras

Diferentes grados de quemaduras

Las quemaduras se pueden clasificar en grados de quemaduras según el área afectada y el daño producido en el paciente.

Quemaduras de primer grado

Este tipo de lesiones dañan la epidermis que es la capa superficial de la piel.

Se pueden llamar también eritema o epidérmicas.

La parte lesionada se torna enrojecida, muy seca y sensible.

Se presenta con mucho dolor al tacto que va desapareciendo rápidamente por lo general el dolor dura entre 48 a 72 horas.

También se presenta casi siempre sin ampollas aunque en algunos casos pueden aparecer ampollas microscópicas.

Un ejemplo de este tipo de quemaduras son las producidas por el sol.

Los síntomas más molestos son el dolor y la inflamación leve se puede tratar con remedios caseros (véase primeros auxilios)

También se puede hacer uso de las diferentes cremas que se encuentran en la farmacia, para obtener información de las cremas más efectivas véase cremas para quemaduras.

Este tipo de quemaduras no tiene mayor importancia pues curan prácticamente de forma espontánea y no dejan ningún tipo de secuelas.

Quemaduras de segundo grado

Las quemaduras de segundo grado son más profundas se pueden clasificar en dos:

Quemaduras de segundo grado superficiales

Destruyen la epidermis que es la capa superficial de la piel.

Traspasan a parte de la segunda capa llamada dermis.

En este tipo de quemaduras no se presenta daño en las capas mas profundas.

Tampoco se ven comprometidas las glándulas productoras de grasa o las glándulas sudoríparas.

Se presenta mucho dolor y aparecen ampollas que en ningún caso se tienen que reventar pues el líquido que contiene la ampolla protege la herida de gérmenes y previenen las infecciones.

Cuando estamos seguros de que la quemadura es de segundo grado superficial podemos aliviarla en casa (véase primeros auxilios).

Quemaduras de segundo grado profundas

En este tipo de quemaduras el paciente puede perder la piel.

Puede presentarse carbonización, se presentan daños en las glándulas sudoríparas o las glándulas productora de grasa.

En estos casos se aconseja no tratar al paciente con remedios caseros, lo mejor es buscar ayuda profesional de forma inmediata.

Las quemaduras de segundo grado pueden ser causadas por líquidos calientes o alguna sustancia química.

Quemaduras de tercer grado

las quemaduras de tercer grado son mucho más graves, penetran el espesor de la piel, se ve afectada la capa de regeneración.

Se destruyen vasos sanguíneos, linfáticos y nervios, también se afectan las glándulas sudoríparas y los  folículos pilosebáceos.

La parte afectada por quemadura de tercer grado es indolora pues en esta área los nervios están destruidos.

En algunas ocasiones alrededor de la quemadura se presenta quemaduras de primer y segundo grado que pueden  hacen que el paciente sufra dolor.

En este tipo de quemaduras casi siempre quedan secuelas, cicatrices graves que muchas veces se precisan injertos de piel.

Quemaduras de cuarto grado

Son las mas graves de todas, dañan los ligamentos, tendones, músculos y los huesos.

Pueden derivar una necrosis y amputación de los miembros comprometidos.

Se presenta cuando el cuerpo esta expuesto a frio extremo, por congelación o por el contacto directo y prolongado con el fuego.